Stefanía Fernández: "¡No soy una bruta!"



Hay quienes creen que el mundo de una Miss Universo está repleto de maquillaje, dietas, tacones, mascarillas, vestidos de diseñadores famosos, flashes de cámaras, alfombras rojas y lujos por doquier, y no se equivocan. Pero lo que desconocen es que llevar la corona de la mujer más bella del planeta es un oficio que podría compararse con el de una trabajadora social, una educadora o una defensora de derechos humanos.


A solo unas semanas de que Stefanía Fernández entregue la corona en Las Vegas, la venezolana de 19 años le contó a Ellas desde Nueva York, todo lo que hay detrás de un título que cerca de 80 mujeres de todo el mundo quieren ganar.
Con esa sonrisa encantadora que hizo olvidar la intensa polémica que desató su triunfo –ella nunca estuvo entre las favoritas-, la Miss Universo se prepara para retomar su vida el próximo 23 de agosto. Su misión más inmediata será conquistar otro título: el diploma universitario que les prometió a sus padres. Stefanía quiere ser comunicadora social.

¿Qué le deja a una mujer joven haber sido Miss Universo?
Una de las cosas que más me gustó es que ahora hablo un poco de inglés, aunque debo seguir estudiando, fue algo muy positivo. Me gustó mucho trabajar por las personas con VIH y espero poder seguir haciendo algo por ellos. Siento como si tuviera 30 años por todas las experiencias que viví. A los 19 siento que crecí mucho y le doy gracias a Dios por haberme dado esta oportunidad.

Si compara a la Stefanía que se montó en un avión el año pasado con la ilusión de ser Miss Universo y la de hoy que entrega la corona. ¿Qué ve?
La Stefanía que se fue a Bahamas el año pasado era más nerviosa, más niña y sin ninguna experiencia. La de hoy es una mujer segura de sí misma que conoció historias muy duras y otras realidades de las que antes era ajena.

Cuéntenos una de esas historias difíciles
Cuando fui por primera vez a India, con la campaña sobre el VIH, hablé con varias trabajadoras sexuales que relataron que tenían que estar con 19 hombres o más al día y que cada uno de ellos les pagaban ¡un solo dólar! En ese momento pensé: “Tengo que hacer algo por ellas, quiero ayudarlas y espero que la voz de Miss Universo funcione”. Así iniciamos una campaña más intensa sobre abuso de mujeres allá. Una semilla que seguramente va a germinar.

Para muchas mujeres, ser Miss Universo es una cuestión para niñas con poca inteligencia. ¿Qué les responde?
(Se ríe) La gente suele hacer este tipo de juicios frente a los concursos de belleza. Pero es puro desconocimiento. Una cara bonita sin personalidad y sin cerebro no podría representar a nadie y no podría llevar a cabo todas las funciones de una reina. Creo que para ser Miss Universo se necesita ser inteligente

¿Se considera una mujer inteligente?
Soy una mujer que sabe lo que quiere y tiene claras sus metas. Pero debo reconocer que no lo sé todo. No tengo ningún problema en preguntar cuando desconozco un tema o acercarme a personas muy inteligentes para aprender. Soy sincera cuando no entiendo algo. Pero, ¡no soy una bruta!

¿Qué va a pasar con Stefanía Fernández el 23 de agosto cuando entregue su corona?
Voy para Venezuela. Quiero estar unos dos meses de vacaciones en Mérida con mi familia y olvidarme de la computadora, el celular. Descansar mucho porque este año ha sido muy intenso, lleno de compromisos. Después voy a la universidad porque esa fue la promesa que les hice a mis papás cuando me metí a ser reina.

¿No siente que la gente no ve más allá del físico de la Miss Universo?
Es verdad. Por eso me gustaba mostrarme lo más natural posible. Cuando estuve en Indonesia, por ejemplo, llegué sin maquillaje y con jeans, como una mujer que va a hacer trabajo social. Y se armó tremenda polémica. Cuando las fotos con mi cara lavada salieron en la prensa me criticaron mucho. Después de eso me contrataron para hacer un comercial con Avon. Creo que la gente debe entender que las reinas somos personas normales y que la imagen no es lo único.

¿Qué fue lo más difícil del reinado?
Una de las cosas en las que más insisten es en que tienes que mantener tu figura. “No puedes engordar”, me decían. De resto, cuando quieres hacer algo fuera de tu itinerario solo consultas con la organización y ya. Les mandas un mensaje y ellos te dicen si se puede o no, pero lo que si es necesario es que ellos siempre tienen que estar informados de todo lo que haces durante el día todo el tiempo y en todo momento.

¿Y no es incómodo sentirse tan controlada?
No, porque es parte de tu trabajo.

¿Para qué sirve ser Miss Universo?
En esta oportunidad, la labor de la organización de Miss Universo se enfocó en trabajar con las personas que tienen VIH. De esta manera me contacté con muchas organizaciones que trabajan en este tema en todo el mundo y creo que pudimos ayudar a mucha gente. La idea es que la gente tome conciencia de asuntos tan sencillos como la protección. Los jóvenes tienen que aprender a cuidarse cuando tienen relaciones sexuales.

La 59 edición de Miss Universo se celebrará este año en Las Vegas, Nevada, donde Stefanía Fernández deberá entregar la corona a su sucesora el próximo 23 de agosto.
83 candidatas se disputarán el título de la mujer más bella del planeta. La ceremonia será trasmitida en vivo por NBC Universal y Telemundo.

Lugar: Las Vegas, Nevada
Hotel: Mandalay Bay Resort & Casino
Noche de Coronación: 23 de agosto
Participantes: Concursantes de 83 naciones

Las actividades serán las siguientes:

7 y 8 de agosto: Llegada de las concursantes a Las Vegas. Estos primeros dos días se realizarán las pruebas de vestuario y fotografías oficiales.

19 de agosto: Show de presentación.

23 de agosto: La gran final. Coronación de Miss Universo 2010 tras competencias en traje de baño, traje de noche y entrevista.

La Miss Universo 2009, Stefanía Fernández, coronará a su sucesora con la misma pieza que escogió el público en el 2009, diseñada por la empresa Diamond Nexus Lab, denominada 'Peace'.

Quien resulte ganadora tendrá la responsabilidad de difundir por todo el mundo la lucha contra el VIH-Sida.

Comentarios

Entradas populares