Miss Universo 2009, a la conquista de Nueva York












Stefanía Fernández posa en el último piso del mítico Rockefeller Center.


Muchas cosas han cambiado desde que Dayana Mendoza gritara el nombre de su compatriota Stefanía Fernández en la gala de elección de Miss Universo. La joven de 18 años, 1,77 de estatura, pelo castaño y ojos color miel pasó a ser en un instante la mujer más bella del mundo, algo que no estará exento de obligaciones y mucho, mucho trabajo a lo largo de los próximos 12 meses.

Después de reunirse con su familia, la joven se ha instalado ya en el apartamento de Nueva York que la organización del certamen que posee Donald Trump tiene destinado para las bellezas universales. La joven, de ascendencia gallega, ha posado así de flamante en el último piso del Rockefeller Center, donde ha sido fotografiada con Miss USA, Kristen Dalton, una belleza rubia de 22 años que logró colarse entre las 10 finalistas.

Stefanía, que al igual que han hecho otras misses que han reinado se operó la nariz antes de llegar al concurso, tendrá que hacer algún que otro sacrificio durante su año de guapa oficial. Quizá el más importante sea tener que vivir lejos de su familia y de su novio, Julio Marcolli, un joven estudiante de 22 años junto al que la mujer más bella del mundo ha encontrado el amor.

Comentarios

Entradas populares